Protocolo Bouquet de novia

Es uno de los accesorios que cobra un mayor protagonismo, siempre con permiso del traje.

El bouquet o ramo de flores de la novia en los últimos año ha sufrido grandes transformaciones, hay novias que eligen prescindir de él y otras cambiarlo por otro tipo de adorno. Aún así en el 99% de las bodas sigue siendo un accesorio fundamental.

La elección del tipo de bouquet que lucirá la novia en su boda está sujeto a una serie de normas protocolarias muy sencillas.

Tamaño del ramo de novia

El tamaño del bouquet nunca debe ser superior a la anchura de la cintura de la novia. Esto se debe para que en las fotos el ramo no se convierta en el protagonista y no de la sensación de descompensación. Si os gustan los ramos grandes jugar con la largura del mismo más que con la anchura.

Cómo llevamos el ramo

Este tema es muy importante, ya que cuando la novia se dirija hacia el altar, la imagen debe ser armoniosa y dulce y la posición del ramo juega un papel muy importante. La altura ideal es la del ombligo con el brazo ligeramente flexionado. Ni más alto, ni más bajo.

Ramo tipo bouquet

Se debe sujetar por la parte de la empuñadura, lo más cerca posible a las flores, ya que suelen ser ramos con mucho movimiento y cuando mayor control se tenga del mismo será mejor. Podrás sujetarlo con las dos manos durante la ceremonia, centrado en el cuerpo y ligeramente hacia adelante o con la mano derecha mientras entras en la Iglesia con el padrino o salgas de la Iglesia del brazo del novio.

Ramo tipo vara

Este tipo de ramo se debe coger por la empuñadura con la mano entreabierta y el tallo de las flores apoyados en el antebrazo de nuestro brazo derecho, dejando caer las flores sobre el mismo y si tienen cascada hacia un lado.

Ramo tipo cascada

El protocolo marca que se lleve con una sola mano y un poco más arriba que el ramo tradicional, para permitir que la cascada luzca y se armonice con el resto del cuerpo.

Cuándo llevamos el ramo

El ramo se lleva en todo momento, hay muy pocas ocasiones que lo dejamos suelto.

Ceremonia

Durante la ceremonia sujetarás el ramo en todo momento, solo lo soltarás en el momento del intercambio de las alianzas y las arras. El ramo en estos momentos se lo dejas a un testigo o al padrino. Después del intercambio lo volverás a coger. Si estás cansada de sujetarlo, podrás apoyarlo en tu regazo en los momentos que estés sentada.

Firma acta matrimonial

Durante la firma del acto apoyaremos el ramo encima de la mesa, al lado del acta, para que aparezca en el momento que realicen las fotos.

Llega al recibimiento

Durante el recibimiento llevarás el ramo durante todo el recibimiento, solo existe un instante de descanso, que es cuando la novia coloca un prendido al novio que debes dejar el ramo. En este caso se puede dar a la madrina o una dama de honor.

Coctail

Durante este momento, quizás el más incómodo, deberás llevar el ramo en todo momento. Seguro que te ofrecerán de beber, te saludarán y se harán infinidad de fotos contigo, por ellos recuerda que tu ramo forma una parte importante de tu look de novia.

Banquete

En esta oacsión podrás descansar y depositar el ramo en un lugar visible y darte un respiro.

Lanzamiento del ramo

Es el momento de lanzar el ramo y la más afortunada será la próxima en casarse, así por lo menos lo cuenta la tradición. Hay muchas novias que ya no hacen el lanzamiento y deciden entregarlo en mano a una persona especial entre las presentes.

Muchas novias realizan una copia de su bouquet y lo mandan a la floristerñia para que lo sequen y lo enmarquen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.