Protocolo de la novia: vestido y complementos

El vestido de la novia, es sin duda, uno de los grandes protagonistas de la celebración.

En los atelier encontramos infinidad de modelos, pero solo uno será el elegido para dar el sí quiero.

Antes de decidir si es este el vestido oportuno, tengamos en cuenta unas reglas de etiqueta y protocolo.

Elige el vestido basándote en la estación del año

No es lo mismo casarse en verano con temperaturas de más de 30 grados, que hacerlo en invierno con -3 grados.

Si nuestra boda es entre primavera y verano elegiremos vestidos de tejidos mucho más ligeros como más finos tales como: organdí, gasa o muselina, organza, crepé. Si la boda se celebrase en los meses más fríos optaríamos por tejidos con un poco más de cuerpo como la blonda, damasco, raso, micado, muaré, paño cibelina, terciopelo, otomán.

Boda civil o religiosa

Si la boda se celebra por la Iglesia o un templo católico, se debe acudir con todo la fe y respeto al mismo. Por ello no debemos elegir un vestido donde el protagonista sea un escote excesivo, transparencias o llevemos los hombros al descubierto. Si queremos llevar un vestido con un gran escote y la celebración es por la Iglesia, lo mejor es optar por un complemento tipo torera o abriguito. Aun así la mejor opción es la moderación.

Si la boda es por civil, las opciones de vestido pueden ser muy diferentes desde vestidos largos o cortos, con escote o cerrados… Aun así siempre optaría por la moderación y la elegancia.

El color del vestido

El color por excelencia es el blanco o blanco roto, aunque en los últimos años se han impuesto con mucha fuerza derivados del blanco con tendencias nude o rosadas.

Velo sí o velo no

El velo es una elección muy personal de la novia. Sin embargo es un accesorio muy bonito que le da un toque muy dulce al conjunto nupcial.

Si se elige llevar velo los materiales más comunes son el tul o encaje. Pueden ser tanto largo con cola por detrás como cortos.

También existe la opción del tocado “velo” suele tapar la cara y le da un toque estilo años 50 al vestido.

A tener en cuenta que es un accesorio más y no debe eclipsar a la verdadera protagonista. Por ello si se elige algún tipo de bordado o brocado que sea muy fino y delicado, así como si se elige incrustaciones de pedrería, que no sean para nada excesivas.

Qué zapatos me pongo

Va a depender mucho del tono del vestido. Si el vestido es blanco, entonces lo combinares al mismo y si es color marfil haremos lo mismo.

Evitaremos los contrastes del vestido con los zapatos. También pueden ser forrados del mismo material que el vestido.

Lo más elegante es elegir el clásico salón, de tacón medio, pero todo depende de los gustos de la novia.

Evitaremos pedrerías en el empeine del zapato o del talón, ya que podría engancharse en continuo con el vestido y no facilitaría nuestro caminar.

Guantes de novia

Es uno de los accesorios menos usados, hoy ne día, por las novias, aún así existe una gran parte que prefieren usarlos. Pare ello recuerda que sean de la misma tonalidad del vestido y elegir bien el material del mismo, suelen ser de seda, nylon, encaje o algodón en verano y de gamuza o piel en invierno.

Bouquet

El bouquet o ramo de la novia es un accesorio muy importante a tener en cuenta. A la hora de elegirlo tenemos que considerar que no sea más ancho que su cintura, vista la novia de frente.

Tiene que ir en consonancia con el vestido que llevemos, los tonos crudos o blancas son las preferidas.

Si la novia es bajita, el ramo de flores no debe ser excesivamente grande ni ancho, mejor combinarlo de flores pequeñas. Mientras que si es alta, se puede elaborar un bouquet con flores más grandes.

Los dos tipos de ramos más usados por las novias son el bouquet y el ramo en cascada. Un lazo de tul cubrirá el tallo del ramo.

Las típicas flores que componen estos ramos son tulipanes, caléndulas, jacintos, orquídeas, azucenas, jazmines, magnolias, narcisos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.