Nochevieja Etiqueta Hombre y Mujer

Hemos hablado mucho de la Navidad en cuanto a temas relacionados con la decoración y la mesa.

Pero poco, hasta ahora, hemos hablado de la Nochevieja, esa noche donde no solo despedimos un año sino que damos la bienvenida a otro nuevo. Son muy conocidas las fiestas que se realizan en hoteles, restaurantes o villas.

Para asistir a muchas de estas fiestas nos pedirán en la invitación un dresscode elegante y a la altura del evento y la celebración a la que asistiremos. Por ello aquí van algunos consejos.

No todo vale

A pesar de estar en nochevieja, considerada como una fiesta donde el brillo, la purpurina y los excesos son bienvenidos, tendremos decir que no todo está permito, por ello, lo primero que debemos tener en cuenta a la hora de elegir nuestro vestuario es el lugar en el que vayamos a celebrar la Nochevieja y las exigencias de la etiqueta.

Ya que no es lo mismo celebrar esta noche en casa rodeados de familia, que acudir a un evento privado, hotel restaurante o villa donde se exige un mínimo de decoro. En muchos locales, clubs, sociedades recreativas, etc… Esa noche suelen exigir una estricta etiqueta. En la mayor parte de hoteles y clubs no nos dejarán entrar si no vestimos de corbata o de etiqueta.

En principio es una noche en que está permitido vestir de forma muy llamativa, los escotazos, transparencias, brillos, lentejuelas… Todo depende de los gustos de cada persona. En cualquier caso, recomendamos tener un poco de cuidado para no parecer disfrazados.

Mujeres

En el caso de acudir a una cena donde se requiera etiqueta, la mujer debe ir de largo, ya que se trataría de un evento de noche. Así que nuestro estilismo puede ir desde el vestido de alta costura o hecho a medida.

Si no podemos permitirnos un modelo de estas características, hay decenas de modelos muy elegantes en las llamas tiendas “low cost” con telas de calidad como el terciopelo, el raso, el moiré y tejidos similares. En este último caso podemos correr el riesgo de ir vestida igual que otra persona. Por eso aconsejamos que si has decidido adquirir uno de estos diseños hechos en serie, lo personalices con complementos para darle un toque diferente.

Mucho cuidado al largo del vestido, error que cometen casi todas las mujeres; no debe ser ni muy corto, ni muy largo (a no ser que el vestido lleve cola).

Esta noche puede ser una noche perfecta para lucir tus mejores joyas; recuerda que si el vestido es muy llamativo, las joyas deben ser más discretas y si el vestido es más sencillo, puedes elegir joyas más llamativas.

Las perlas son muy elegantes, pero el oro y los diamantes resaltan mucho la belleza. Son de las piezas más utilizadas por las mujeres con los vestidos de noche.

En cuanto al peinado también puede ser mucho más elaborado, recogidos voluminosos que podemos acompañar de un tocado brillante.

En el caso de que la celebración vaya a ser en casa o con amigos en un ambiente más informal, podemos relajarnos en cuanto a vestuario se requiere. Eso no quiere decir que podamos ir en chándal. Sin embargo, podemos escoger un vestido corto, un mono o dos piezas; algo elegante, pero sencillo.

Los complementos. Los clutch o bolsos pequeños son el complemento ideal para esta noche, pueden ser de varios tipologías, metal, carey u otro material de calidad, es un complemento perfecto para acompañar a un traje de noche.

Los guantes largos, o no, también pueden ser un complemento perfecto para completar nuestro total look. Eso si, hay que tener en cuenta que los guantes largos se lucen con vestidos sin mangas.

También un chal o un echarpe, pueden ser un estupendo complemento, sobre todo si lo sabemos lucir con elegancia y dominamos el arte de colocarlo en los brazos de forma correcta. No es una prenda muy sencilla de llevar si no se tiene costumbre.

Los zapatos de tacón y preferiblemente cerrados, aunque al ser una noche tan especial y si tenemos unas bonitas piernas con una pedicura perfecta también podremos usar sandalia. Siempre y cuando vayan en conjunto con nuestro vestido.

Alguna de las tendencias de este año son los bodys, que se lucen como un top y que requieren estar delgada y no tener volumen en el abdomen; escotes en la espalda, solo para personas delgadas, con poco pecho y evidentemente una espalda bonita; monos, una alternativa al vestido de toda la vida, pero complicado de llevar porque favorece a pocas personas; terciopelo, es un clásico de todas las Navidades, pero hay que tener cuidado porque aporta volumen; y por supuesto, los brillos.

Hombres

La prenda estrella para hombres es el esmoquin. Sin duda esta debe ser la prenda que se use en el caso de que acudamos a un evento en el que se requiera etiqueta. En este tipo de vestuario, como en el de la mayor parte del vestuario masculino, las novedades o innovaciones son mínimas. Puede haber alguna variación en las solapas, la hechura de los hombros y las mangas, pero con muy pequeñas variaciones Es simplemente obligatorio. Los zapatos para esmoquin deben ser de cordones.

En el caso de que no se requiera etiqueta estricta, se puede utilizar un traje de chaqueta. Una buena opción es elegir un traje confeccionado con tejidos de gran calidad preferiblemente de color oscuro (a ser posible negro), salvo si nos encontramos en una zona tropical y la cena sea al aire libre, en este caso se permitirá el uso de otros tejidos y colores.

Los más arriesgados, en el caso de que no se requiera etiqueta, pueden llevar un traje o chaqueta de algún tejido diferente, como el terciopelo.

Las Camisas, mejor lisas y sin utilizar colores llamativos.

La corbata bien combinada con la camisa y el traje.

Los zapatos de cordones y corte clásico, o bien se admiten de corte clásico con hebilla -tipo monkstrap-.

El hombre suele vestir con pocos complementos, ya vista de etiqueta como más casual. De todos modos pueden contar con el reloj, los gemelos o un anillo.

En cualquier caso, tanto para hombres como para mujeres, aconsejamos ir cómodos, ya que la noche es muy larga. Y por supuesto, que antes de elegir el vestuario, pensemos en las características de nuestro físico y qué es lo que realmente nos favorece, ya que el objetivo no es ponerse un traje de fiesta a costa de cualquier cosa; el objetivo es lucir estéticamente correctos y para conseguirlo no todo vale.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.