Las 10 regla de etiqueta perfectas para la mesa

Todo un manual que contiene las reglas más importantes que impone la etiqueta para sentarse a la mesa y comportarse de la mejor manera posible sin caer en errores que hay que evitar: hoy dedicamos un tiempo a la etiqueta a aplicar en la mesa.

Un almuerzo o una cena son momentos agradables de convivencia en los que disfrutar de una buena comida y buena compañía, por lo que no debe sentirse atrapado en seguir reglas demasiado estrictas, pero un correcto conocimiento de las buenas costumbres siempre le hará sentirse a gusto, tanto si está en una ocasión formal o un evento entre amigos.

¿Quiere satisfacer su curiosidad por los buenos modales en la mesa? Aquí están las 10 reglas básicas para no olvidar.

Conocer los elementos que componen una mesa

Tanto si es un anfitrión como si es un invitado, saber disponer los platos, cubiertos y vasos es fundamental para poder sentarte a la mesa de forma cómoda y sin ningún tipo de vergüenza.

Al inicio del almuerzo, cada comensal tiene el plato llano y el plato hondo frente a sí.

Los manteles individuales se contemplan solo en ocasiones más informales.

Para cada plato, debe proporcionar nuevos cubiertos, por lo que habrá tantos cubiertos como platos.

Los tenedores van siempre situados a la izquierda junto con la servilleta doblada en triángulo o rectángulo y los cuchillos, con la hoja siempre mirando hacia el plato, y la cuchara hacia la derecha.

Primero se deben usar los cubiertos más alejados del borde del plato: así, si el menú incluye tanto carne como pescado, los cubiertos de pescado están afuera porque la comida más fuerte, es decir, la carne, se servirá más tarde.

Los cubiertos de postre los podremos encontrar en la parte superior del plato o bien llegan a la mesa junto con el carrito de postres y los platitos.

Dependiendo del postre que vaya a servir, puede traer una cuchara o un tenedor y un cuchillo de postre.

Una mesa bien colocada debe tener un vaso para agua, uno para vino tinto y otro para vino blanco, colocando a la más izquierda la copa de agua, seguida del de vino tinto y por último y a la derecha de todos la copa de vino blanco.

Las copas deben pertenecer todas al mismo servicio, pero las copas para vinos especiales o de postre pueden ser diferentes y tener un estilo propio.

Incluso el platito de pan puede ser diferente del servicio y siempre debe colocarse a la izquierda del plato, colocado entre los tenedores y vasos.

El vino se sirve siempre en su botella, mientras que las jarras están destinadas únicamente para el agua.

Evite las velas perfumadas en la mesa porque podrían tapar los olores de la comida, así como el hecho de que sus invitados pueden no apreciar el olor de las velas.

Prohibido en cualquier mesa, ya sea formal o informal, ¡palillos de dientes! Si cree que alguien podría atreverse a pedirle uno, puede colocarlo en el baño y mostrarle a su extravagante invitado el camino en el momento de la audaz solicitud.

Y ahora que las reglas de la mesa y cómo ponerlas son claras, pasemos a algunas reglas para parecer precisos mientras comemos un sofisticado guiso o una práctica pizza frita.

Cuando iniciar el almuerzo o la cena

Antes de que los invitados se sienten, la vajilla, cristalería y mantelería debe estar sobre la mesa, sin embargo cualquier alimento excepto el pan debe estar prohibido.

Cuando todos los comensales estén sentados alrededor de la mesa, la anfitriona o el anfitrión pueden comenzar a servir, pero los invitados deben esperar a que los anfitriones inicien a comer antes de poder comenzar ellos.

Como comer

Una vez sentado a la mesa, debes ponerte inmediatamente la servilleta en las piernas. Está prohibido ponerla por dentro del cuello de la camisa o vestido.

También está prohibido partir el pan antes de que comience el almuerzo o la cena.

La etiqueta en la mesa le prohíbe categóricamente apoyar los codos sobre la mesa o esconder las manos que no están ocupadas con los cubiertos debajo de la mesa. Ambas manos deben siempre estar sobre la mesa.

La postura en la mesa es fundamental y hay que mantenerla para poder llevar los cubiertos a la boca y no al revés. Es inadmisible inclinarse hacia el plato o platos.

Las piernas también deben estar en la posición correcta porque, a pesar de estar escondidas debajo de la mesa, no deben estirarse ni separarse, causando molestias a los demás comensales.

No hace falta decir que hablar con la boca llena o masticar y beber haciendo ruido es un signo de mala educación.

Cada bocado debe ser pequeño, así que evite ponerse una cantidad exagerada de comida en la boca, no es la forma correcta de decir que está disfrutando del menú.

Si come con cuchara, nunca sople sobre la sopa, ni absorba el líquido, coja la sopa desde fuera del plato hacia dentro y coma por el lateral de la cuchara.

También es importante saber beber: nunca pida hielo para el vino, sería una verdadera herejía.

Si ya no quiere beber más vino, deje un poco en su copa y si le intentan servir más, nunca ponga la mano encima de la copa, basta con decirlo ” no deseo más, gracias”.

Si la anfitriona trae a la mesa un plato de servir del que tendrá que servirse usted mismo, recuerde hacerlo siempre con la cubertería del servicio y nunca con la suya.

Cuando inicie a comer, nunca ponga los cubiertos sobre el mantel; si se toma un descanso, recuerde colocarlos en el plato, con las asas hacia arriba. Los dientes del tenedor siempre mirarán hacia abajo.

Coma solo el pan con las manos, para todos los demás platos use los cubiertos necesarios, no se permiten excepciones.

La conversación

Es mejor evitar los centros de mesa o los candelabros demasiado altos porque sobresaldrían de los invitados, impidiendo así una conversación fácil.

En cambio, facilita la conversación con centros de mesa bajos dispuestos en varios puntos de la mesa, evitando uno grande central.

El uso de teléfonos móviles siempre están prohibidos en la mesa. Permanecerán en su bolso o bolsillos y solo se pueden revisar cuando termine la cena.

Un fondo musical siempre es agradable, pero cuidado con el volumen que no debe ser demasiado alto.

La etiqueta también le obliga a seguir reglas sobre los temas de conversación: evite hablar de personas no presentes en la cena y temas particularmente delicados que puedan suscitar problemas morales, transformando la mesa en una sala de estar en un verdadero debate.

La mordida debe llevarse a la boca mientras no esté hablando, de lo contrario correrá el riesgo de hablar mientras mastica y no es muy elegante.

Además, la regla es que cuando hable con los invitados, debe mantener su tono de forma natural, sin gritar ni hablar demasiado bajo.

Respete a los anfitriones

Si le invitan a un almuerzo o cena en casa, trate siempre de llegar a tiempo, ni tarde ni demasiado temprano porque ambas situaciones avergonzarían a los anfitriones.

Está prohibido presentarse con las manos vacías, pero evite regalar flores o traer postre: las flores obligarían a la anfitriona a desviar su atención de organizar la cena en la cocina para buscar un jarrón adecuado; traer un postre no es señal de buena educación porque, seguramente, el menú ya incluye un postre y los anfitriones tal vez no aprecien el gesto después de pasar horas en la cocina para preparar un completo almuerzo o cena.

Si a un plato le falta sal, nunca pregunte a los anfitriones y no le añada si el cuenco de sal está sobre la mesa: sería una forma de decir que no aprecia lo que tiene en su plato.

Como en un restaurante, incluso en casa no es necesario levantarse para ayudar a los anfitriones a recoger la mesa al final de la comida. Su presencia no es necesariamente bienvenida en la cocina y, de hecho, podría obstaculizar la organización. Ayude solo a petición expresa de quienes organizaron el almuerzo o la cena.

El brindis

Aunque una cena o almuerzo son momentos de convivencia y alegría, el brindis no permite los clásicos vítores con el ruidoso encuentro de todas las copas.

La etiqueta en la mesa requiere que las copas se levanten con un movimiento de cabeza y una sonrisa. Es admitido un deseo especial de uno de los comensales para motivar el brindis.

Los niños

Si entre los invitados también hay niños a partir de tres años, es bueno proporcionar una mesa separada y una niñera para que se encargue de su manejo en la mesa, y organizar una comida para ellos que incluya deliciosas recetas como hamburguesas de salmón o albóndigas de cous cous, dejando así a los padres la oportunidad de disfrutar de la comida en paz.

El momento de café

Evite hacer ruido con la cuchara mezclando el azúcar en la taza. El gesto correcto para esta operación mueva la cuchara de arriba hacia abajo y, sin embargo, no contemple un movimiento circular.

La etiqueta no le permite llevarse la cuchara de café a la boca, debe remover el contenido y luego depositarla en el platito.

Las principales prohibiciones

Los ceniceros nunca aparecerán sobre la mesa. De hecho, está absolutamente prohibido fumar durante las comidas o levantarse para salir al balcón con el inseparable cigarrillo.

Si los anfitriones lo permiten, solo se podrá fumar una vez que todos los comensales hayan abandonado la mesa al finalizar la comida.

Está prohibido sentarse a la mesa con sombrero o guantes.

No se puede tocar la comida con las manos.

Queda totalmente prohibido sentarse a la mesa sin camisa, incluso si está en el mar y hace mucho calor.

Recuerde que en estos casos no se permiten excepciones.

Cosas que no debemos decir

Nunca comience un almuerzo o cena deseando a todos “buen apetito”o diciendo ” que aproveche”.

Además de este deseo inicial, recuerde no decir “salud” si alguien estornuda, de hecho la regla quiere evitar resaltar un momento que para algunos podría resultar embarazoso.

Se acabaron las reglas a seguir, válidas tanto para hombres como para mujeres, téngalas en cuenta y estará perfecto en cada ocasión.

2 thoughts on “Las 10 regla de etiqueta perfectas para la mesa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *