Cómo organizar a los invitados en la mesa

La asignación de asientos en la mesa es un capítulo importante en la organización de una cena formal, pero también para una velada con amigos, mezclar bien a los invitados es la mejor manera de comenzar la velada con el pie derecho.

La regla básica es que «siéntate donde quieras» no es bueno, porque favorece la formación de grupos reducidos y la exclusión de los invitados que no están demasiado bien integrados.

Cada vez que tenga que asignar asientos en la mesa, recuerde esta regla:

  • Los anfitriones siempre se sientan a la cabeza de la mesa. El hombre estará de espaldas a la puerta. La mujer, en ausencia de personal de servicio, se sentará en el asiento más cercano a la cocina.
  • A la derecha de la anfitriona el hombre más respetado y a su izquierda el segundo en rango
  • El dueño de la casa tendrá a la dama más respetada a su derecha y la segunda a su izquierda.

Pero, ¿qué se entiende por «huésped más respetado»?

Existen varias posibilidades para establecer las reglas de importancia en la mesa: antigüedad (evitamos aplicarla a las mujeres porque puede parecer un acto de mala educación), nobleza, invitado presente por primera vez. En caso de igualdad de condiciones y rango social, prevalece la regla de antigüedad.

Si es la primera vez que se invita a una pareja, será la pareja más respetada, por ejemplo. En el caso de los títulos nobiliarios, la escala de importancia seguirá la de los títulos familiares.

Si hay un cardenal, un obispo o un miembro del clero, ocupará el lugar de honor a la derecha de la anfitriona; será el primero en entrar al comedor junto a la anfitriona, será atendido ante las damas presentes.

Si el propietario es célibe, la persona del sexo opuesto a ser honrada se sentará en el otro extremo.

Es importante recordar que hay que alternar hombres y mujeres y que las parejas deben mantenerse separadas, siempre con miras a iniciar conversaciones que involucren a todos.

Los familiares y los huéspedes más jóvenes son los que se mantendrán más alejados de los anfitriones. Si hay huéspedes extranjeros, si es posible, deben alojarse cerca de huéspedes que hablen su idioma.

Evita hacer que se sienten a tu lado personas que no sean agradables, ¡de nada sirve arruinar su cena e inevitablemente a todos los invitados!

En el caso de las personas zurdas, trate de que se sienten en el extremo izquierdo de la mesa para evitar choques de codo con su vecino.

En el caso de una mesa redonda, recuerde que los «mejores» asientos son los que están de espaldas a la pared, mirando hacia el comedor.

Durante el evento, los anfitriones tendrán la tarea de moderar la conversación, cerrar cualquier diálogo vergonzoso o demasiado personal o aburrir a otros invitados. Siempre estarán atentos para que todos los invitados se involucren y estén a gusto.

Para evitar confusiones al sentarse a la mesa, se puede colocar una tarjeta de marcador de posición delante de cada plato. Si hay más de 10 en la mesa, los marcadores de posición son obligatorios, de acuerdo con las indicaciones de Etiqueta.

El marcador de posición mostrará el nombre del invitado durante una cena informal, el apellido precedido por el título para una cena formal.

En un almuerzo familiar, separarse de los suegros y los padres es complejo. Para sentarse a la mesa, aquí está el buen consejo: a la derecha del anfitrión está sentada la suegra, a su izquierda la madre; a la derecha de la dueña de la casa se sienta el suegro, a la izquierda el padre.

Como siempre, una buena dosis de sentido común eliminará cualquier duda y garantizará que se cumplan todas las condiciones para una velada maravillosa.

Dime que mesa tienes y cuantos sois

Mesa rectangular para 10 comensales: la regla es siempre que los anfitriones se sienten a la cabeza de la mesa. La anfitriona, a falta de camareros, al lado más cercano a la cocina.

Mesa de ocho: la mesa más compleja. Si los invitados son 8 y los anfitriones quisieran mantener los asientos en la cabecera de la mesa, inevitablemente dos hombres y dos mujeres se sentarían juntos.

En este caso, solo uno de los anfitriones se sentará en la cabecera de la mesa, con el fin de garantizar la alternancia entre hombres y mujeres.

Para la tradición anglosajona el hombre se sentará a la cabecera de la mesa, para la latina la mujer.

Frente al anfitrión se sentará el invitado más respetado del mismo sexo, quien a su vez tendrá al otro anfitrión a su izquierda.

Mesa grande: en este caso los anfitriones se sentarán en el centro de la mesa y los invitados respetarán las reglas de precedencia. Cuanto más te acerques a la parte inferior de la mesa, menos importantes serán los asientos.

Si son 3: si es una pareja que invita a una sola persona, si el invitado es una mujer se sentará a la derecha del anfitrión, si es un hombre a la derecha de la anfitriona.

Si, por el contrario, se trata de una soltera que invita a una pareja, tendrá a la mujer invitada a su derecha y al hombre invitado a su izquierda.

Pero también hay otra regla, a saber, que si la persona que invita es una dama soltera, podrá «ceder» el asiento en la cabecera de la mesa al invitado más importante; si es un caballero célibe, se lo dará al invitado más respetado.

Mesas familiares: también ocurren grandes ocasiones «familiares». Si los cuatro suegros están presentes a la derecha del anfitrión, la suegra se sentará, mientras que la madre se sentará a su izquierda.

El suegro se sentará a la derecha de la anfitriona, mientras que el padre se sentará a su izquierda.

Mesas de trabajo: en estos casos, los invitados deben estar sentados de acuerdo a su importancia.

El invitado de honor se sienta a la derecha de la cabecera de la mesa, con un segundo invitado de honor sentado a la izquierda.

One thought on “Cómo organizar a los invitados en la mesa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.