Regalos de Navidad y su etiqueta

La Navidad está casi sobre nosotros y para aquellos de ustedes que todavía están comprando regalos de Navidad (¡o tienen que comenzar!), Hay buenos consejos para evitar las caídas de estilo.

¿Qué hacer y qué no hacer cuando se trata de regalos y tarjetas de felicitación de Navidad? No se preocupen, porque no es nada abrumador ni difícil, sino que son solo pequeñas reglas, comenzando desde la educación básica y ¡el bon ton navideño se hace rápidamente!

La Navidad, según la etiqueta, es la fiesta familiar por excelencia y, en la medida de lo posible, deben participar todos los familiares más cercanos.

Se trata, de hecho, de un aniversario capaz de unir a adultos y niños en un gran abrazo simbólico: los niños lo esperan con ansiedad y trepidación, para poder intercambiar saludos y, sobre todo, para abrir obsequios, mientras que los adultos, jugando y bromeando con ellos, les encanta abandonarse a los recuerdos y las miles de emociones vividas durante la infancia.

Por eso es tan importante abrir juntos los paquetes de regalos familiares, cuidando y preparando con esmero este momento tan especial de la Navidad y, sobre todo, respetando los tiempos clásicos: la medianoche de Nochebuena o la misma mañana del 25 de diciembre.

La apertura de regalos es un momento espléndido, que conviene vivir al máximo: debe realizarse en un lugar íntimo de la casa, con sofás, sillones y alfombras para poder sentarnos cómodamente todos juntos y, sobre todo, con un árbol de Navidad al lado. preparado con cariño en las semanas anteriores.

¿Y si algún amigo o vecino también te trae regalos, visitándote en los días anteriores? En este caso, se aplican todas las reglas básicas de etiqueta de obsequio y entrega:

Ábrelos delante del donante y muéstrate siempre contento con el regalo recibido.

Si son flores, deséchelas y déjelas al aire libre inmediatamente (una persona educada, sin embargo, siempre debe enviarlas a casa, y con la debida antelación).

Si son dulces, ofrézcalos al donante y a los presentes.

Los regalos siempre deben ir acompañados de una nota, estrictamente manuscrita y nunca impresa: un “Feliz Navidad” cariñoso también es siempre preferible a un “Feliz Navidad” frío y comercial (recuerde que a la etiqueta no le gustan mucho las palabras pertenecientes a idiomas extranjeros, principalmente para evitar “errores” o errores de ortografía vergonzosos, como se describe en las reglas de calidad del idioma).

Por último, los obsequios no deben envolverse en papel de tienda, sino en un paquete hecho personalmente. A veces, sin embargo, el embalaje de la tienda es tan preciso y elegante que embellece mucho el regalo, obviamente, en este caso, lo dejaremos intacto, sin olvidar agradecer al dependiente el cuidado y la atención que ha dedicado a nuestro paquete de regalo. .

Lamentablemente, en Navidad no siempre es posible hacer regalos a todas las personas que lo merecen: hay que establecer reglas de precedencia.

Realizando un presente a aquellas personas que día a día nos están cerca, nos ayudan, apoyan y familiares.

Sin embargo, la navidad es un momento para hacer regalos o detalles que indique a la otra persona que nos hemos acordados de ellos, que son importante para nosotros, por ello indicamos una serie de objetos que no deberíamos de regalar bajo ningún concepto.

Regalos que se deben evitar: una lista de elementos que debe conocer y memorizar.

Pañuelos: Tradicionalmente traen lágrimas.

Perlas: como los pañuelos, tradicionalmente se asocian con lágrimas.

Animales: no son objetos, sino seres vivos que requieren cuidados y atenciones.

Cupones y tarjetas prepago: son un regalo sumamente impersonal y, por tanto, banal .

Ropa sexy: este es el regalo que es más probable que no sea bienvenido o incluso odiado.

Crisantemos: en Italia se consideran flores de cementerio y nunca deben regalarse.

Objetos relacionados con temas desconocidos: una botella de vino regalada por una persona sin experiencia, o un libro de un autor nunca leído antes, seguramente serán regalos incorrectos.

Objetos ingeniosos o irónicos: además de no ser elegantes, pueden alterar la sensibilidad de quien los recibe.

Coleccionables: nunca es apropiado entregar un artículo de colección a un coleccionista, tanto porque puede que ya lo posea, como porque puede que no sea el objeto correcto.

Aperitivos, postres o vinos de mesa en una cena, ya que podrían estropear la temática de los cursos, elegidos por la anfitriona.

2 thoughts on “Regalos de Navidad y su etiqueta

    • admin
      Admin bar avatar

      Buenas tardes Sorelis, lo bueno es conocer a los amigos y familiares e intuir que les podría hacer ilusión. Siempre que el regalo se entregue con la mejor de las intenciones y con una sonrisa será bien aceptado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *