Cómo organizar una cena de navidad en época covid, siguiendo la etiqueta

¿Etiqueta de Navidad en época del covid-19? Descubramos juntos cómo poner la mesa navideña y qué reglas de etiqueta seguir para un almuerzo o cena perfecta, ya seamos los anfitriones o bien los invitados, sin olvidar algunas de las normas a seguir en plena pandemia.

Este año sin duda ha sido muy atípico, pero aun así no podemos perder la ilusión y debemos seguir celebrando estos actos en familia.

Si bien es cierto este año, más que nunca, debemos no solo poner en práctica nuestros buenos modales a la hora de sentarnos en la mesa, sino que seguir algunas normas de distancia, higiene y uso de mascarillas, para disfrutar de una Navidad sin sobresaltos.

Llegada de los invitados o familiares

Cada invitado será recibido por los anfitriones de la casa. Que en este caso podrán proveer a sus invitados de un pequeño set de prevención covid, que consta de unas pantuflas de plástico para que cubran sus zapatos, y un poco de gel desinfectante a la entrada de la casa.

Si no deseamos incomodar a los invitados poniéndose las tan incomoda pantuflas de plástico, podemos proveer una alfombrilla con desinfectante y cada invitado antes de entrar deberá posar sus zapatos en ella.

Si lo que deseamos es que nuestros invitados pasen por el baño a lavarse las manos, en este caso colocaremos de las toallas mono uso para que cada vez que una de ellas venga usadas se tiren a un contenedor previamente colocado para este fin.

Eliminaremos los besos y abrazos por un saludo en distancia bien señalando con la mano derecha nuestro corazón o bien simplemente diciendo un Feliz Navidad.

Que decir que cuantos menos sean los invitados mejor será, la ley depende de la comunidad permite desde un mínimo de 6 personas hasta un máximo de 10, por ello respetemos estos límites para asegurar una Navidad tranquila a todos aquellos que nos rodean.

Antes de sentarse a la mesa

La primera regla fundamental es la asignación de los lugares en la mesa, este año la distancia tendrá que ser mayor que en años anteriores, dejando más lugar entre comensales dentro de la mesa, siempre y cuando sea posible.

La anfitriona es la encargada de asignar los lugares dentro de la mesa.

¿Cómo? Invita al invitado directamente a sentarse en un lugar u otro o bien opta por colocar tarjetas navideñas señalando el sitio que deberá ocupar sobre la mesa.

El encargo debe hacerse con conciencia, para que los invitados se sientan a gusto con sus compañeros de mesa y manteniendo a distancia a las personas que albergan algún desacuerdo.

La etiqueta requiere que la gente se siente a la mesa alternando hombre y mujer (¡nunca acerque a los cónyuges!).

De donde partimos. En primer lugar, los anfitriones deben sentarse a la cabecera de la mesa, seguirán a su lado al hombre mayor o más importante (generalmente el abuelo) a la derecha de la anfitriona, la mujer de mayor edad (generalmente la abuela).

¿Y los niños? Hay varias soluciones. Lo ideal sería que se sentaran juntos en la mesa, o dedicarles una mesa específicamente para ellos. Si, por el contrario, son niños pequeños o bebés, deben colocarse junto a mamá o papá.

Al ser posible situaremos la mesa cerca de un ventanal o una zona ventilada, por lo menos dejaremos entreabierta una de las ventanas para conseguir que se airea la casa.

Para evitar que los invitados pasen frío podemos incorporar de los foulard en cada una de las sillas, para los invitados que los deseen ponérselos entre las piernas o sobre los brazos.

En la mesa

Nunca debe faltar el plato inferior (bajoplato) que delimita la zona de cada comensal.

Las servilletas, estrictamente de tela, siempre deben ir colocadas a la izquierda de cada comensal o encima del plato, siempre y cuando éste no sea hondo.

Nada de crear adornos con las servilletas o colocarlas dentro de las copas.

Este año además colocaremos junto con la servilleta un sobre de papel, puede ser blanco, dorado, plateado o rojo podemos combinarlo con los colores predominantes de la mesa. Es importante que escribamos encima el nombre del comensal, ya que todos los sobres serán iguales, así no habrá lugar a la equivocación.

Ese sobre será ideal para que los comensales coloquen sus mascarillas una vez que inicie el almuerzo o la cena.

Los cubiertos deben colocarse siempre a los lados del plato, los cuchillos a la derecha con la hoja hacia adentro y luego la cuchara.

Los tenedores, en cambio, van hacia la izquierda ordenados según su orden de uso, empezando desde el exterior hacia el interior.

¿Qué más falta? El platillo de pan, estrictamente colocado en la parte alta, altura de las copas, pero a la izquierda del comensal.

¿Y las copas? Deben colocarse en la mitad derecha del plato alto. Más a la izquierda colocaremos la copa de agua seguida de la de vino tinto, que quedará exactamente encima de la punta del cuchillo y por último, puede variar en base al menú que se haya preparado, la copa de vino blanco.

Solo en épocas de pandemia podríamos usar unos señaladores de copas, para evitar que algún comensal se equivoque de copa o coja la copa o vaso que no es suyo, muy recomendable sobre todo en la mesa de los niños y en los cocktails.

El vino en la mesa debe estar siempre presente, pero ¿cómo servirlo? Hay varias teorías: para algunos es bueno servirlo con un decantador, para otros es mejor guardarlo en el frasco original con etiqueta visible.

Las botellas de vino nunca se apoyan sobre la mesa, por ello deberemos disponer de una mesa auxiliar, ya que es el lugar indicado donde poder depositar las botellas de vino.

Recordemos que a la hora de servir el vino, la copa nunca se levanta siempre se deja sobre la mesa y que el borde de la botella nunca debe tocar el borde del cáliz de la copa.

Si no deseamos que el anfitrión, que es el encargado del vino, nos sirva más vino, nada de poner la mano encima del cáliz tapándolo, basta con indicarle que no deseamos más vino.

Servicio y platos

Regla fundamental: nunca exagerar con el número de platos, mejor pocos … ¡pero buenos!

Los aperitivos, generalmente son pequeñas porciones, siempre saladas, que nos permite abrir el apetito, muchas veces se sirven a los invitados en una sala diferente a la principal a modo de cocktail, para empezar a abrir apetito.

En este caso lo que podremos hacer es servirlo en mesa y cada comensal dispondrá de un plato previamente confeccionado con una selección de aperitivos, de este modo evitaremos las bandejas donde meter la mano para cogerlos.

Cómo serviremos el resto de platos principales, lo mejor, sobre todo si no disponemos de personal de servicio en casa es usar el ¡autoservicio! Es decir, cada uno toma su propia porción por sí mismo desde las fuentes dispuestas en el centro de la mesa.

Para ello coge la fuente del centro y se sirve teniendo en cuenta una serie de reglas, sus manos nunca pasarán más allá del borde la fuente y siempre se servirán con el cubierto de servir nunca con el personal.

Los cubiertos de servir nunca deben tocar directamente el plato del comensal.

Una vez terminado de servirse pasaremos la bandeja a la persona que tenemos a nuestra izquierda (sentido contrario a las agujas del reloj) y así hasta completar el giro.

En algunas regiones es tradicional comenzar la comida sirviendo salmón como aperitivo. En este caso, los cubiertos para el pescado deben estar presentes y colocados en primer lugar (más alejados del plato) ya que son los primeros en usarse.

Antes de servir los postres debemos despejar toda la mesa, solo debe quedar como elementos los cubiertos de postre y el vaso o copa de agua, el resto debe desaparecer.

El orden adecuado siguiendo la etiqueta es que primero serviremos los dulces y por último la fruta.

El panettone se sirve mejor entero en un plato decorado. Si no van acompañados de crema (p. Ej. Crema de mascarpone) se pueden comer con las manos, pero en este caso colocaremos unas pinzas para evitar que las manos toquen directamente el panettone y nos lo podamos servir sobre nuestros platitos.

El turrón es otro dulce estrella, de nuevo podemos servir un surtido variado de turrón en el centro y con unas pinzas cada uno cogerá su porción correspondiente y se la llevará a su platito.

Mientras que la fruta podemos disfrutar de una rica macedonia confeccionado en vasitos individuales.

Y por último, ¿qué sería de la Navidad sin vino espumoso? Para disfrutarlo al máximo, lo mejor es servirlo en la flauta.

La copa se debe sujetar por el tallo para evitar que se caliente con el calor de las manos.

Decir “Salud” es un hábito completamente incorrecto. La etiqueta quiere que las copas se levanten con un gesto discreto no más arriba de la altura de los ojos, sin llegar a chocarlas, y nada de decir “chin chin”.

Etiqueta para los invitados

Decir “Buen provecho” antes de comenzar el almuerzo de acuerdo con la etiqueta no es un acto de cortesía. Se inicia a comer con discreción y en silencio siguiendo a la anfitriona.

La servilleta debe colocarse en las piernas, nada más nos sentemos y la usaremos para limpiarnos la boca antes y después de haber bebido.

El pan se parte con las manos y las migajas caen en el platillo, siempre situado a la izquierda del comensal. ¡Está prohibido cortarlo con cuchillo!

En Navidad en algunas regiones nunca faltan un buen plato de consomé o sopa. Si nos sirven sopa recordar siempre de comerla desde fuera hacia el centro del plato, evitando soplar si está muy caliente o sorber la cantidad de sopa que hay en la cuchara.

Nunca le pida sal a la anfitriona, de acuerdo a lo que dice la etiqueta sería un gesto velado dejar claro que no nos gusta la comida ofrecida.

Los huevos y el queso nunca deben cortarse con un cuchillo, ya que son alimentos blandos que se pueden cortar fácilmente con la ayuda de un tenedor.

Está prohibido mojar la salsa con un trozo de pan.

Los huesos de frutas deben recogerse con la mano cerrada o bien sobre el tenedor y luego colocarse en el lateral superior del plato.

¡Nunca se debe llevar la cuchara de café o té a la boca! Y el dedo meñique nunca debe levantarse al sujetar una copa o una taza.

Los regalos

¿Cuál es el momento perfecto para intercambiar regalos de Navidad?

Según la leyenda, Papá Noel los entrega al filo de la medianoche del 24 de diciembre y los niños los encuentran la mañana del 25 de diciembre. Érase una vez los regalos solo se daban a los niños, pero hoy, debajo del árbol, hay regalos para todos, incluso para los adultos.

De acuerdo con la etiqueta, si está celebrando la Nochebuena, los regalos deben abrirse a la medianoche; si en cambio celebras la Navidad el día 25, debes abrir los regalos antes de sentarte a la mesa.

Para evitar problemas sobre la hora de regreso a casa, adelantaremos la cena de Nochebuena, así como la apertura de los regalos.

En el momento de sentarnos en la sala para abrir los regalos volveremos a usar el gel de manos para desinfectarlas y haremos uso de nuestras mascarillas.

Las despedidas

Después de la apertura de los regalos o bien después de 30 minutos desde que terminó la cena o el almuerzo es bueno que los invitados empiecen a ir abandonando la casa de los anfitriones.

A la hora de hacerlo si la anfitriona nos entregó los cubre zapatos habrá establecido a la entrada de la casa cesta para depositarlos, y un poco de gel desinfectante y de nuevo el saludo será desde la distancia evitando besos y abrazos.

Serán unas Navidades diferentes, pero sin duda lo importante es que las recordemos por su particularidad y las miles de anécdotas que saldrán de estos encuentros.

Nota: Es cierto que en la mesa usaremos los cubiertos centrales, los de servir con la mano, pero recordemos que éstas las hemos desinfectado previamente con gel o lavándonoslas y en ningún momento las manos irán dentro de la boca, así que no deben estar en contacto durante toda la cena con nuestra saliva directamente.

One thought on “Cómo organizar una cena de navidad en época covid, siguiendo la etiqueta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.