Reglas de etiqueta para mantener una conversación en la mesa

Hablar en una mesa con gente que conocemos o familiar es una tarea muy fácil incluso sencilla, pero hacerlo con gente que acabamos de conocer es un poco más difícil, sobre todo si no conocemos nada de ellos.

Existen ciertos temas que son tabú y que no podemos airear en una mesa, sobre todo si nos encontramos en torno a una mesa muy formal.

Tenemos que ser conscientes del tipo de almuerzo o cena al que asistiremos, no será lo mismo sentarnos en una mesa de una boda, familiar que si se trata de una comida de empresa.

En unos trataremos más temas sociales, generales y en otros más de números, presupuestos y dinero.

Aún así existen ciertos temas que no se deben usar en ninguno de estos contextos.

Temas comunes que no se deben tocar en torno a una mesa

  • No hablar de uno mismo ni de las experiencias privadas.
  • Temas tabú. Hay ciertos temas de conversación que no es apropiado abordar en una primera toma de contacto sin tener confianza con los interlocutores. Religión, dinero, política, fútbol, hay hinchas que no toleran que se hable de su equipo… tampoco es recomendable recurrir a los chistes. Los chistes de mal gusto pueden herir la sensibilidad del resto de invitados, y pueden generar tensión en el ambiente.

Consejos para conversar de manera condial con otros comensales

  • Crear feedback en la conversación. Pon interés y atención en lo que cuentan otros comensales.
  • Si somo los invitados a un almuerzo o cena, será mejor que no seamos nosotros los que iniciemos la conversación, es mejor que lo hagan los anfitriones u otros comensales.
  • La participación u aportación que hagamos a la conversación debe ser breve y moderada.
  • Es de buena educación participar en la conversación, aunque no sea un tema que dominemos o nos guste.
  • Debemos hacer aportaciones constructivas olvidándonos de las críticas. Si nos vemos abocados a dar una opinión critica lo haremos de un modo sereno, siempre con educación.
  • Se dice el pecado, pero no el pecador, cuando hablamos por boca de terceros, nunca decir el nombre de la persona que nos contó ese relato.
  • Debemos respetar todas las opiniones y acatarlas aunque no pensemos lo mismo. Siempre se puede decir no comparto la opinión pero la respeto.
  • No interrumpir a la persona que está hablando, siempre dejarla que termine su relato.
  • Lenguaje no verbal, atentos a los gestos involuntarios que muchas veces dicen más que las palabras.
  • Ponerse al día antes del evento. Centra la conversación en la actualidad que es una fuente inagotable de ideas. Para mantener una conversación cómoda lo mejor es dirigir la charla a un tema neutro y de actualidad. Pero acuérdate, que no sea la política.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.