La hora del té

Que decir que no sepan los británicos de esta costumbre tan sana. La hora del té para los Ingleses es casi como un rito diario, que cada día entre las 4 y 5 de la tarde se tiene que realizar.

Pero entorno a la costumbre de realizar el té existen una serie de normas y etiquetas que tendríamos que conocer, para ponerlas en práctica tanto en casa como cuando nos inviten a tomarlo.

Lo primero que tenemos que saber hacer es sujetar la taza. Una de las manos, normalmente la derecha si eres diestro y la izquierda si eres zurdo sujetará el asa de la taza. Ponemos los dedos de la mano en forma de pinza y sujetamos la taza.

ATENTOS! El dedo meñique no se debe levantar, siempre permanecerá unido al resto. Con la otra mano sujetamos el platito situado debajo de la taza. Al igual que no doblaremos la muñeca a la hora de cogerla y levantarla. La mano la debemos girar con respecto a la muñeca, pero no doblar.

Otro elemento importante es la cucharilla. Ésta tiene una función muy clara y es la de ayudarnos a remover, en caso de que lo usemos el azúcar o sacarina. Su función es la de amalgamar el liquido con el azúcar.

ATENTOS! La cuchara no se lleva a la boca, no se lame después de mover el té. Una vez movido el té se deposita en el platito siempre al lado derecho, nunca en el interior de la taza. No se bebe el té de la cucharilla.

El Scones, es un típo de panecillo de la cocina británica que se sirve con el té de la tarde. Si os encontráis con uno de ellos, la forma protocolarmente correcta para actuar es a siguiente;

Se coge uno de ellos, se pone en nuestro platito y se divide con la mano en dos parte, le puedes untar mermelada y mantequilla y va directo a la boca en pequeños trocitos. No se usa el cuchillo para cortar, ni el tenedor. Solo se usa la minipaleta para untar.

Cuando el té se sirve caliente no debemos soplar dentro de la taza para enfriarlo. Debemos dejar que siga un proceso de enfriamiento natural. Es un momento de relax tómatelo por aquello que es, no corras, disfrutalo.

Cuando tenemos la taza en la mano, no debemos gesticular con ella, solo la cogeremos para beber y luego la posaremos encima de la mesa.

Normalmente hablamos de té preparado con la tetera, pero que sucede si nos lo preparamos con una bolsita dentro de nuestra taza. Pues bien después de haber esperado unos minutos al reposo del té, quitaremos la bolsita y la depositaremos dentro de nuestro platito, siempre y cuando no nos hayan traido un platito auxiliar o cuenco para depositar la bolsita.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.