Enseñar buenos modales a los más pequeños

Aunque no lo parezca la buena educación nunca se pasa de moda.

Debería ser una materia que se enseñase en casa y se estudiase en las escuelas.

Pero la sociedad que nos rodea y hacia aquella a la que nos dirigimos, parece no valorar una cosa tan importante como los buenos modales en los más pequeños.

Oímos muy a menudo, que un nuevo idioma es mejor aprenderlo cuando la persona aún es un bebé, porque de este modo adquirirá esta nueva lengua como algo normal y no extraño y para el niño será más difícil olvidarla.

Pues bies lo mismo sucede con las buenas maneras, cuando los niños aprenden a ser educados y respetuosos desde pequeños nunca olvidarán en poner en práctica estas reglas básicas de buena convivencia.

Aprender a través de la imitación

Como siempre digo y nunca me canso en repetir, a través de la imitación es el mejor modo de aprender del niño. Por ello es mejor que el pequeño vea en los padres un modelo a seguir que le guie y corrija en los momentos de equivocación y que le aplauda en los momentos en los que el niño ha obrado correctamente.

Palabras Mágicas

Para empezar el niño tendrá que conocer las palabras mágicas, gracias, por favor, perdona etc… Es mejor enseñárselo desde una temprana edad, así lo verá con más naturalidad.

Basta indicarles que la gente es mucho más amable y cordial cuando se emplean estas palabras.

Urbanidad

Los padres nunca deben olvidar que a cada edad corresponde un nuevo aprendizaje.

No queramos que con solo dos años se comporte de manera impoluta. Debemos ir poco a poco. Les enseñaremos a sentarse bien en la mesa, a comer de modo correcto, a no jugar con la comida, saber usar la servilleta, asi como ceder el paso y el asiento a las personas mayores o embarazadas. Les enseñaremos a no decir palabrotas, a respetar el turno de palabra de los demás, a no ensuciar la calle o a ayudar a alguien a recoger algo si se le cae.

En fin de le enseñaremos las reglas básicas del civismo y la urbanidad.

Corregir en Privado y alabar en público

El problema de nuestra sociedad actual, es el escaso tiempo que los padres dedican a esta materia dentro de casa y muchas veces las enseñanzas básicas se atrasan demasiado. Por ello si detectamos algún comportamiento maleducado podremos actuar del siguiente modo:

Tenemos que corregir las acciones que hace mal, generalmente se las corregimos a través de ejemplos o explicaciones sencillas para el niño. Nunca hacerlo en público, las correcciones siempre en privado.

De igual modo es importante reforzar las acciones correctas con elogios y refuerzos positivos.

Debemos ignorar aquel comportamiento que realiza simplemente por dar fastidio a los padres, tipo rabietas o pataletas, se les pasará cuanto menos nos focalicemos en ello mejor será.

Si se pone rebelde, lo mejor es apartarlo, llevarlo a un lugar aburrido y esperar con él a que se calme. Más tarde hablaremos y explicaremos lo que ha hecho que no es correcto e intentaremos que lo comprenda para que no lo vuelva a repetir.

La mayoría de los niños que aprenden desde pequeños buenos modales y una correcta educación cuando son grandes tienen más confianza en sí mismos y ponen en páctica todas estos buenos modales con toda naturalidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.