Protocolo y etiqueta en la mesa japonesa

A muchos nos ha sucedido que en el momento de viajar a otros países ponemos en práctica nuestras reglas de protocolo y etiqueta, sin darnos cuenta que hay muchas zonas como la oriental, donde se rigen por reglas totalmente diferentes a las nuestras.

Por ello antes de viajar a un país nuevo, con otra cultura completamente diferente a la nuestra, es bueno conocer sus normas de protocolo y etiqueta, de este modo, si nos invitan a una cena o un almuerzo podremos comportarnos con total educación y respeto.

Si nos invitan a casa de un japonés, lo primero que tendremos que tener en cuenta es no entrar calzado, a la entrada dejaremos nuestros zapatos. Normalmente el dueño de la casa nos prestará de unas zapatillas.

Cuando nos indiquen te tenemos que pasar al comedor, aquí de nuevo nos descalzaremos y pisar el tatami con nuestros pies.

Para que este acto ocurra sin percances, controla antes de salir del hotel o el lugar donde te hospedes, que tus pies y calcetines estén limpios y sin agujeros. Usa desodorante para pies si tienes problema y evita darte un paseo largo antes de la cena. Lleva contigo unos calcetines de repuesto.

El acto de sentarse a la mesa, es muy diferentes entre los hombres y las mujeres. Mientras que los hombres se sientan con las piernas cruzadas, entrelazadas entre si, las mujeres lo sulen hacer arrodilladas y dejando caer el peso sobre sus talones o sentadas con las rodillas hacia un lado.

Generalmente cuando empiece la comida, aunque en occidente es de mala educación decir “que aproveche” antes de inicar un almuerzo o cena, allí en oriente es obligatario decir Itadakimasu, mientras que al finalizar la cena o almuerzo se dice Gochisosama es una forma de agradecer la comida, ya que viene a decir, gracias, todo estaba exquisito.

Como es bien conocido, nuestros cubiertos allí serán sustituidos por las palillos o ohashi, cada uno debe usar lo suyos, mientras que aquellos que se encuentren dentro del cuenco o fuentes principales, los usaremos para servirnos la comida. En caso que éstos últimos no estuviesen presente usaremos los nuestros, pero por la parte superior que no la hemos llevado a la boca.

La servilleta la usaremos como la nuestra, la colocaremos sobre nuestro regazo y nunca la dejaremos encima de la mesa.

Para los japoneses el sushi se considera como un arte, así que hay que comerlo con respeto, lo haremos de forma pausada y saboreándolo, nunca lo debemos sumergir en la soja o salsa, ya que a parte de perder su esencia, la probabilidad que el arroz se deshaga es alta.

La bebida tradicional en Japón es el sake, éste se sirve con las dos manos a la vez, nunca con una. También podremos disfrutar, siempre y cuando el sake no nos guste de un buen vino blanco.

Los japoneses son conocidos por sus ceremonias y normalmente antes y después de comer nos pasarán unos trapitos calientes ooshiborique usaremos para limpiarnos las manos.

Otro elemento característico, es que los japoneses nunca se sirven a sí mismo, normalmente es el comensal que tenemos a nuestro lado quien nos servirá, tanto la comida como la bebida, así que tendremos que estar muy atentos y ofrecernos para servir a nuestro compañero de mesa.

Nunca debemos clavar los palillos en el arroz juntos de forma vertical, ya que para los orientales recuerda el incienso que se encuentra en los templos y es un modo de invocar a los muertos.

Así mismo nunca debemos jugar con las palillos, no podemos gesticular o señalar con ellos, su función es ayudarnos a coger los alimentos y llevarlos a la boca.

Los palillos nunca se dejan sobre el plato, siempre irán colocados en una especie de cuenco alargado llamado “hashioki“. Si eres diestro debes dejar las puntas de los palillos apuntando a tu izquierda.

El sushi se debe comer de un solo bocado, nunca se debe dejar mordisqueado en la bandeja central.

Es de mala educación manchar, ya sea con salsa o con arroz, los platos que tenemos enfrente. Para los japoneses la vajilla está considerada un arte y ensuciarla viene considerado como un signo de mala educación.

Los trocitos de jengibre que suelen servir en la mesa, suelen ser comidos entre pieza y pieza, sirven para limpiar el paladar.

El wasabi, esa raíz picante de color verde se suele poner encima de las piezas con pescado crudo. Nunca se mezcla con la salsa de soja, sobre todo si estamos compartiendo el cuenco de la salsa con otros comensales.

Para indicar que hemos terminado de comer se colocan los palillos en perpendicular encima del tazón.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.