Etiqueta de los invitados: las reglas a respetar cuando eres un invitado

Si los anfitriones deben respetar una etiqueta, también hay una etiqueta precisa para los invitados. Desde el teléfono móvil en la mesa hasta el regalo para llevar.

Puntualidad ante todo

¿La primera regla cuando eres un invitado en la casa de alguien? Puntualidad.

Llegar tarde puede considerarse de mala educación.

El momento ideal es siempre cinco minutos después de la hora exacta de la invitación. Entonces, si está invitado a un almuerzo, por ejemplo, debe presentarse a las 13.05 con un retraso máximo a las 13.30. Más allá de este tiempo, puede que sea muy grosero.

Nunca aparezca con las manos vacías

Cuando le invitan a la casa de alguien, es fundamental que nunca se presente con las manos vacías. Esto no significa llevar lo primero que se le ocurra, sino asegurarse de elegir el regalo adecuado.

Evite los grandes ramos de flores, podrían ser difíciles de colocar dentro de un jarrón y ser una molestia embarazosa para los anfitriones.

Nada de pasteles. Si no ha aceptado traer el postre previamente, su obsequio podría malinterpretarse y hacer que la gente crea que no está seguro de que habrá un postre en la mesa.

La mejor opción es regalar un licor para el anfitrión y bombones para la anfitriona.

Recuerde agradecer

Después de ser huésped en casa de alguien es importante agradecer, pero sobre todo hacerlo de la manera correcta.

Primero despídase de manera elegante al final de la noche, mientras que al día siguiente envíe un ramo de flores o, si quiere algo informal, haga una llamada telefónica o un mensaje de texto para explicar lo bien que se sintió.

No se presente con un invitado inesperado

Incluso si es una cena informal con muchos amigos o una fiesta, nunca se presente con un invitado inesperado.

El clásico “más uno” de las bodas es mal tolerado por muchos anfitriones.

Si planea traer un acompañante, avísele a su anfitrión con anticipación. De esta forma evitará cualquier tipo de vergüenza e incluso podrá preparar la mesa a tiempo, sin necesidad de mover platos y vasos rápidamente, con el riesgo de crear nerviosismo.

Participe en conversaciones y evite temas delicados

Después de saludar a los anfitriones, tendrá que intentar, como buen invitado, entablar conversaciones con los demás invitados.

Ábrase a las conversaciones, siempre tratando de interactuar con los demás participantes de la cena, pero recuerde respetar la etiqueta, evitando temas delicados, desagradables o aburridos.

Además, no toques temas demasiado personales, que tengan que ver con la política, la religión o la sexualidad.

Es mejor permanecer en terreno “neutral” y no moverse a terrenos peligrosos donde podrían surgir discusiones desagradables debido a diferentes puntos de vista.

No use el teléfono en la mesa

Cuando está en la mesa con otros comensales, la etiqueta requiere que no coloque su teléfono inteligente al lado del plato.

Este es un gesto particularmente grosero porque implica que la conversación no es de su interés.

Evite consultar su teléfono durante la cena o el almuerzo a menos que sea absolutamente necesario, pero asegúrese de interactuar con quien esté frente a usted.

Por la misma razón, evite pedir el código de Wi-Fi.

Acepte lo que se le ofrezca y no se sirva

Si alguien le invita a cenar o almorzar es porque disfruta pasar tiempo con usted.

Detrás de este gesto hay un mundo de hospitalidad, preparación de la mesa y elección del menú. Deje que el anfitrión comprenda cuánto aprecia sus esfuerzos.

A menos que sea alérgico o lo que está frente a usted no sea de su agrado, rechazar la comida que le sirven se considera un signo de mala educación.

¿Está a dieta y le gustaría evitar comer pasta para ir directamente al asado? Por una vez, haga una excepción a la regla y pruebe lo que se le ofrece, quizás limitando las porciones.

En algunos casos, por el contrario, puede suceder que el hambre se apodere. Pero servirse a si mismo ( al menos que lo indique la anfitriona) no solo será una mala idea, sino que iría en contra de la etiqueta.

No se cuele en el dormitorio

¿No conoce la casa a la que le invitaron y se muere por descubrirla?

Mantenga su curiosidad y no deambule por las habitaciones a menos que el invitado le ofrezca un recorrido por el hogar.

De lo contrario, el único lugar al que puede ir es al baño, el resto de la casa está fuera de los límites.

Si le encuentran husmeando, aunque sea de buena fe, se consideraría no solo un gesto de mala educación, sino también como una invasión de la privacidad de los demás.

One thought on “Etiqueta de los invitados: las reglas a respetar cuando eres un invitado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.