Protocolo de la servilleta

La servilleta no solo es un elemento más que decora la mesa, sino un accesorio fundamental que utilizaremos en determinados momentos de la cena o almuerzo y que nos ayudará a limpiar nuestros labios y dedos en determinados momentos.

La servilleta se puede colocar o a la izquierda o a la derecha del plato, aunque también se admite, si el plato es llano, encima de éste.

Si dispone de algún tipo de bordado lo colocaremos hacia arriba bien visible.

Cómo usar la servilleta en la mesa

Una vez que nos sentemos en la mesa cogeremos la servilleta, la desdoblaremos con naturaleza, sin agitarla y la colocaremos en nuestro regazo, completamente desdoblada.

Si la servilleta es muy grande la colocaremos doblada por la mitad en posición horizontal sobre el regazo, intentando que la parte abierta mira hacia nosotros.

Para hacer un uso correcto cogeremos la servilleta por el centro, de la parte doblada, con ambas manos y nos limpiaremos con la parte de interior, así al depositarla sobre nuestro regazo nadie verá la suciedad de la misma.

Nos limpiaremos con delicados golpecitos sobre la boca, nunca restregaremos y la usaremos solo en estos diferentes momentos:

  • Si nos manchamos los labios
  • Antes de beber de la copa y después de beber, para evitar manchar la copa de aceites o carmín.
  • Nos sirve además para limpiarnos los dedos, en caso que fuese necesario
  • Si paramos de hablar para comer

Si nos tenemos que levantar de la mesa, y ausentarnos la dejaremos ligeramente arrugada sobre el lado derecho del plato.

Una vez terminado el almuerzo o cena, la servilleta se deposita en el mismo lugar que cuando hacermos la pausa, ligeramente arrugada, nunca doblada como la hemos encontrado al inicio, ni tampoco hecha una bola.

Si ensuciamos demasiado la servilleta lo mejor es pedir que nos la cambien y una vez que la tengamos que dejar encima de la mesa lo haremos por aquella parte que esté menos sucia.

Lo que no debemos hacer con una servilleta

Nunca nos la anudaremos al cuello, solo está permitido para los niños o personas mayores que tengan algún problema.

La servilleta no es un trapo que debemos usar en todo momento, para evitarlo, los pedazos de comida que nos metamos en la boda deben ser pequeños.

Los servilleteros o anillos de servilletas solo se deben usar en un ámbito familiar, por protocolo las servilletas deben mostrarse solas.

La servilleta no se puede compartir ni prestar.

Nunca nos secaremos con ella el sudor o limpiaremos cubiertos o copas.

Tejidos a elegir para nuestras servilletas

La servilleta debe ser del mismo color y material que el mantel, para dar una sensación de unanimidad.

Si queréis jugar con diferentes color y texturas, siempre haced una prueba antes y ver si se crea un armonia o bien no. Siempre lo clásico, en estos casos, es lo mejor.

A la hora de elegir la servilleta tendremos que tener en cuenta los diferentes tejidos:

– El lino y el lino Lawn son dos opciones muy recurrentes. Son fácilmente lavables, además son suaves y sedosas al tacto.

– La tela batista también puede ser una buena opción. Posee un brillo tenue y se pueden lavar y coser sin ningún inconveniente.

– La tela de algodón a cuadros o Gingham se trata de un material fuerte y resistente que también se puede lavar sin ningún problema.

– El poliéster es una tela artificial suave y definida. Su principal atractivo es que resistente a la humedad, es liviana y no se arruga ni encoje.

– El damasco destaca por su elegancia. Es un material firme con diseños de diferentes motivos y colores.

El tamaño de la servilleta

En comidas o cenas formales, las servilleta de banquete son las más grandes y elegantes y miden 50cm x 50cm o 60cm x 60cm.

En comidas o cenas sin formalidad, las servilletas de tamaño estándar miden 45cm x 45cm.

En comidas al aire libre, o tipo buffet, el tamaño mínimo es de 30cm x 30cm.

En desayunos o meriendas, deben ser más pequeñas, de 22cm x 22cm.

En un aperitivo o vino español, las servilletas miden 18cm o 20cm por cada lado.

2 thoughts on “Protocolo de la servilleta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *