Las reglas de oro del protocolo en el teatro

Asistir a un espectáculo de teatro es toda una delicia, sobre todo si es una obra que nos divierte, entretiene y por que no, de la que aprendemos algo.

En un ambiente que debemos compartir con mucha más gente es bueno llegar a conocer una serie de reglas de urbanidad, necesarias para que el disfrute del espectáculo sea positivo para todos los asistentes.

Puntualidad

Una vez que las luces se apaguen ya no se permite la entrada a nadie dentro de la sala del teatro.

Muchos teatros tienen una sala habilitada conocida como foyer, donde a través de una pantalla, aquellos que han llegado tarde podrán seguir el espectáculo hasta que se reinicie el segundo acto, donde ya se podrán incorporar.

Llegar puntuales es una cuestión de respeto para el resto de asistentes así como para los propios artistas.

El teléfono

Una voz nos avisará de apagar el teléfono móvil, aún así por cortesía éste debería estar apagado mucho antes de entrar en el teatro.

Nada de modo en vibración, ya que las vibraciones que salen del móvil en esta modalidad es igual de molesto tanto cuanto el propio sonido.

Susurros

Durante el espectáculo no se susurra ni se habla.

Cada pequeño susurro puede llegar a ser molesto para el espectador que tiene a su lado.

Del mismo modo evitaremos, por mu fan que seamos, tararear las canciones que puedan aparecer en la obra.

No Picnics

El teatro no es una sala de cine, así que nada de palomitas, barritas de chocolate, caramelos etc.

Podemos hacer ruido con los plásticos de las confecciones así como a la hora de masticar y no solo molestar al espectador, sino que también al propio actor que se encuentra en escena.

Tos

Puede ser que en un momento nos de una ataque de tos, para ello siempre es bueno llevar encima un pañuelo para taparnos la boca y amortiguar el ruido.

Llevar encima unos caramelos ya preparados (fuera de su confección) o en cajita de cartón para aliviarnos la tos.

Con Permiso

Si debe pasar de una punta a la otra dentro del teatro pida permiso y disculpas a las personas que ya están sentadas.

No se entretenga hablando con ellas, aunque las conozca, mejor hacerlo durante el descanso o fuera, una vez terminado el espectáculo.

Recuerde que cuando deba acceder a su asiento y pasar por delante de otras personas hágalo siempre de cara, nunca le dé la espalda.

Aplausos

No se aplaude ni la entrada ni salida de los actores a la escena, por muy bien que lo hayan hecho o por muy famosos que estos sean.

Los aplausos se limitan al finalizar cada acto y al final de la obra.

Vítores y ovaciones

Evitaremos los vítores y ovaciones en el teatro, el aplauso al final de cada acto o si el espectáculo ha sido muy bueno el ponernos en pie mientras que aplaudimos es una buena forma de mostrar nuestro agradecimiento.

Al máximo la palabra Bravo, Bravísimo, al final de la función en un tono moderado pueden llegar a ser aceptadas.

Vestirse

Para ir al tetrao no hay que vestirse de un modo particular, simplemente vestir de un modo adecuado a tal ocasión que estará dentro del código formal y cortés.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.